Modelo de Kline 1985


Combina el Modelo de Maquis y el Modelo lineal.  Este modelo refleja la complejidad del proceso innovador. Es explícita la relación entre investigación e innovación. La fase de desarrollo se mira como un macro-proceso medular.

Las actividades de I+D+i son difíciles de medir y se necesita una coordinación constante entre los conocimientos técnicos requerido y las necesidades del para resolver simultáneamente las obligaciones económicas, tecnológicas y de todo tipo, que impone el proceso.


Se corresponde con la cadena central del modelo.  Mediante herramientas de ayuda (vigilancia y previsión tecnológica, creatividad, análisis interno/externo), se trata de obtener ideas y analizar si encajaría en un mercado potencial (selección de ideas). Las ideas escogidas se transformarían en proyectos que pasarían las cuatro fases de que se pueden ver en la Figura: diseño básico, diseño detallado, producción y comercialización.


Existen diferentes retroalimentaciones: Partimos de la base que disponemos de ideas y/o prácticas, por lo que se inicia el camino directamente desde la invención y/o diseño básico. No obstante, durante la fase de desarrollo los problemas surgidos en alguna fase por las nuevas necesidades de mercado obligan a revisar etapas anteriores mediante retroalimentadores de cada fase con su fase previa, dando lugar a resultados modificados de la idea o practica inicial.


La conexión de la investigación a través de los conocimientos ya existentes: Nos explica la diferencia entre la innovación (i) y la investigación (I) (eslabón entre conocimiento e investigación) dependiendo de si tenemos que recurrir a la investigación al no existir conocimientos. Cuando tiene lugar un problema en una actividad de la cadena central, se acude al conocimiento existente. En caso de no existir tal información, será necesario realizar una investigación y los resultados se abrirán al stock de conocimientos como lo muestra la figura.


Existe una conexión entre la investigación y la innovación: proyectos surgen de resultados de investigación, incluso los resultados no esperados. El presente camino surge de la conexión entre la investigación y la invención. En algunas ocasiones, los nuevos descubrimientos científicos hacen posibles innovaciones radicales. La relación es bidireccional, donde la ciencia crea oportunidades de nuevos productos, la percepción de necesidades o posibles ventajas de mercado puede estimular investigaciones importantes.


Hay conexiones directas entre productos y la investigación, con lo que hay existencia de un resultado del proyecto, pero se interactúa con la investigación para complementarlo. En este camino se consideran las conexiones directas entre el mercado (municipio) y la investigación, como vemos en la figura. Algunos resultados de la innovación, tales como instrumentos, máquinas y procedimientos tecnológicos son utilizados para apoyar la investigación científica.